top of page

Tiempos de encierro, ánimos fluctuantes

Actualizado: 20 may 2020

Si este tiempo has estado irritado, cansado, desmotivado, desorganizado. O si estás frustrado porque a pesar de que te has propuesto distintas cosas en este encierro como mejorar tu calidad de vida, hacer deporte, comer bien, o cultivar tus relaciones no lo has logrado...

¡Bienvenido al club!


Este artículo es para ti.


La situación que estás viviendo hoy ha traído muchos “no” a tu vida: no estar con quien quieres, no conectarte con la naturaleza, no ir a tu trabajo, no, no, no, no. Y es posible que esto, más las otras cargas que llevas sobre tus espaldas te esté generando un montón de emociones difíciles de procesar.

A algunos nos pasa, que tratando de mantenernos en pie, descartamos ese nudo de cosas que nos pasan dentro para mantenernos funcionando, tener la mejor actitud posible, o incluso, tratar de ser un aporte para otros que también están sobrepasados. ¡Y esto está súper bien!. Habla de lo preocupado, amable, considerado, optimista, práctico y luchador que puedes ser.

El problema aparece cuando al intentar mantenernos armados nuestro nudo de emociones comienza a ser cada vez más intenso, al punto en el que la vida pierde su sabor, nuestro ser se turba y notamos que estamos muy lejos de la paz que queríamos tener. Es muy frecuente que esto nos pase, cuando una y otras vez hemos metido bajo la alfombra lo que sentimos. Cuando nos criticamos por sentirnos enojados, cansados, con miedo, o incluso tristes, metiendo todo esto bajo la alfombra por pensar que “no debería/ no puedo estar así”.

Si hacemos más de lo mismo obtendremos más de lo mismo. Si seguimos metiendo emociones bajo la alfombra, y diciéndonos que no deberíamos o que no podemos sentir de esta o aquella forma, es posible que nuestra irritación, cansancio, desmotivación y pena se vuelvan cada vez más y más intensas. Ahora, todavía nos queda la opción de hacer algo diferente. Dicen que si hacemos algo distinto, obtendremos algo distinto. ¡Te animo aprobar algo distinto!

Busca una persona que sepas va a poder con tu rabia/ pena/ reclamos/ miedos. Una que sepas que no va a juzgarte y que va a entender que te sientas así sin tratar de “arreglarte”. Una con la que te sientas contenido. ¿Listo?, ¿pensaste en alguien?, bueno, ahora te animo a poner en palabras toda la mezcla de emociones que estás sintiendo en medio de esta pandemia, las buenas, las malas, las no tan buenas, las permitidas y las no permitidas. Ve sacando poco a poco emociones de tu alfombra. Una vez que hayas terminado de ordenar tus ideas y de escribir, te sugiero contactar a esta persona y poder decírselo sin tapujos. Si no puedes contactar esta persona, entonces imagínate lo que te respondería o haría ante tus quejas, desilusiones y reclamos. ¡Escribirlo también puede ayudar! Es importante en este tiempo darnos el espacio para reclamar, para enojarnos, para estar triste, para tener miedo, para escucharnos y ser escuchados en un lugar que nos abrace con todo. El poder entender porqué nos sentimos de esa forma, más allá de "callarle la boca a nuestras emociones", llevándolas sólo a "gritar más fuerte". Los dejo con esta frase: Si quieres más de lo mismo, haz más de lo mismo. Si quieres algo distinto, haz algo distinto.



49 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page